¿Recuerda el caso de los refrescos ‘envenenados’ en Baja California? Fue a mediados de septiembre pasado cuando diversas personas en Mexicali fueron reportadas intoxicadas tras beber refrescos de la marca 7 Up, los cuales aparantemente contenían ácido muriático.

Tras este polémico caso, la industria refresquera se dio a la tarea de mejorar los controles de embotellado y envasado, por lo que usará los estándares más modernos y con estricto control en materia sanitaria.

La tarea legal ha estado en manos de los despachos Requena Abogados y Sánchez Devanny, quienes han trabajado con diversas autoridades (como la Cofepris) en vigilar los procesos de calidad y seguridad alimentaria en este sector. Carlos Requena es uno de los expertos mexicanos en compliance penal de empresas y Sánchez Devanny una de las firmas más reconocidas en cumplimiento regulatorio de salud y alimentos.

Nos dicen que el reto es superar los estándares globales en el mercado refresquero para recobrar la confianza de los consumidores en todo el país y hacer cumplir la legislación vigente en materia de bebidas embotelladas. Todo sea por la salud.


Fuente: Columna De Jefes en El Financiero, ver artículo original aquí